Estudio de caso del proyecto

Enlace Ferroviario Europeo de Alta Velocidad de la línea LGV-Est

Cliente

Réseau Ferré de France (RFF) (Equivalente a ADIF)

Date

2007

Sector

Alta Velocidad

Longitud de la pista
kmph

Reto del cliente

La línea de alta velocidad propuesta LGV-Est llevaba debatiéndose desde mediados de los años 1980 en lo referente a la mejor ruta y a la viabilidad financiera de su construcción.

En 1999, el propietario de la infraestructura ferroviaria francesa, RFF, recibió el permiso para construir una línea de 300 km cuyo trazado partía de Vaires, en los suburbios del Este de París, y llegaba hasta Baudrecourt, cerca de Metz y Nancy.

Este ambicioso proyecto implicaba el tendido de nuevas líneas férreas de tal manera que los trenes TGV franceses de alta velocidad pudiesen alcanzar su velocidad máxima, algo que eran incapaces de lograr en las vías de las líneas ordinarias existentes. El objetivo era reducir de manera considerable la duración de los viajes, por ejemplo, reduciendo a la mitad la duración del viaje entre París y Reims, pasando de 1h:33 min. a 45 min.

Solución de Pandrol

El sistema Fastclip de Pandrol resultó elegido para todo el trazado de la nueva línea principal de 300 km ya que su innovador diseño y su ligera elasticidad garantiza un perfecto contacto entre el carril y las traviesas.

Además de hacer posible alcanzar velocidades superiores, el uso de la sujeción Fastclip implica que se puede realizar una inspección periódica por vídeo del par de acoplamiento, reduciendo sin ningún riesgo adicional los costos de mantenimiento a largo plazo.

La sujeción Fastclip también permite que esta línea utilice agujas y cambios sin grasa, la televisión de circuito cerrado (CCTV) instalada o sensores inteligentes y llevar a cabo ensayos ad hoc de los conjuntos de vía en traviesas monobloque o en plataforma de hormigón.

Resultados

Gracias a los más de 40 años de experiencia que acumula el desarrollo de las sujeciones de Pandrol, un tren de alta velocidad TGV en la línea LGV-Est logró romper el récord mundial de velocidad de un tren en carriles convencionales.

En abril de 2007, durante la puesta en servicio del trayecto entre París y Estrasburgo, la rama V150 registró una velocidad máxima de 575 km/h (357mph).